Asamblea del Rastro. 1/3/10

RESUMEN DE LA ASAMBLEA DE LOS VENDEDORES DEL RASTRO DE MADRID   1-3-2010

La Asamblea que convocó a los vendedores del Rastro de Madrid, se desarrolló en un ambiente muy armonioso, la participación fue alta y el nivel de las intervenciones sirvieron para aclarar las dudas que tienen algunos compañeros, sobre el más internacional de nuestros Mercadillos. La moderadora fue Petra Barahona, la cual fue presentando a las distintas personas que intervinieron como ponentes. La primera en intervenir fue Carmen Torralbo (Mayka) que es la Coordinadora y Portavoz de la Plataforma de Comerciantes Ambulantes de la Comunidad de Madrid (y vicepresidenta de la Asociación El Rastro Punto Es). Dijo que su labor en la Asamblea era aclarar algunas cuestiones, sobre todo referente a la legislación que regula el Rastro de Madrid, teniendo en cuenta la jerarquía jurídica, desde el Real Decreto1010/1985, nivel nacional, (en estos momentos se está elaborando un nuevo Decreto que lo sustituirá, dado que esté ha quedado derogado por la aprobación de la modificación de la Ley7/ 1996, de Ordenación del Comercio Minorista aprobada por el Congreso de los Diputados el pasado día 18-2-2010- está colgado en el BLOG en legislación)  a la Ley 1/ 1997, de 8 de enero, de Venta Ambulante de la Comunidad de Madrid, y sobre todo la Ordenanza del Rastro de Madrid del año 2000. Se centró en leer los artículos que afectan al Rastro de una u otra forma, y cómo el hecho de que la Ley de Medidas Liberalizadoras, de Esperanza Aguirre, por el que su articulo 5 modifica el apartado 4 del articulo 9 de la Ley 1/ 1997, sobre la Venta Ambulante en la Comunidad de Madrid, llevará inevitablemente aparejado que se tenga que modificar el articulo 11 de la Ordenanza del Rastro de Madrid, referente al régimen de autorizaciones y renovaciones, ya que la Ordenanza del Rastro en su Articulo 1, dice claramente que este está sometido a Ley, de Venta Ambulante de la CAM, por lo tanto si esta se modifica, la Orenanza tendrá que modificarse también, ya que la Ley es de rango superior. Cómo esto es a veces complejo y hay gran desconocimiento jurídico, por parte de muchos vendedores, Mayka realizó un ejercicio para ilustrar cómo la Ley de Medidas Liberalizadoras de Esperanza Aguirre, afecta a la regulación del Rastro de Madrid. En primer lugar, planteó que el Rastro está considerado y definido como un Mercadillo, en la “Guía de Mercadillos de la Comunidad de Madrid” de 1991. Si bien, nadie duda de que es un Mercadillo muy singular. Tan especial que la propia Ley 1/ 1997, reguladora de la Venta Ambulante en la CAM, en su DISPOSICIÓN ADICIONAL CUARTA, es precisamente la que permite que el Rastro tenga un régimen especial en ciertos aspectos, pero no en todos, y no lo tiene en lo que nos permite o no trabajar en él: el régimen de las autorizaciones municipales y sus renovaciones.

Por lo tanto, lo primero que tenemos claro es que el Rastro está definido por la CAM como un Mercadillo, aunque singular, y como tal Mercadillo está regido por la Ley de Venta Ambulante, a la cual está sometida su Ordenanza, tal y cómo está redactado en el Articulo 1 de la propia Ordenanza del Rastro de Madrid (está colgada en este BLOG en legislación) como vosotros mismos podréis comprobar. Precisamente porque es singular, en términos históricos (es el más antiguo de cuántos hay en España) culturales (espacio de encuentro social y cultural) y turísticos (el más internacional y de obligado recorrido) es el motivo por el que la Ley de Venta Ambulante permite que aquellos Mercadillos que cumplan con estas condiciones puedan tener una regulación especial. Justificándose de esta forma saltarse determinadas condiciones, que de no hacerlo desaparecerían del lugar dónde están ubicados, como por ejemplo si tuviera que cumplir con las condiciones a la que obliga la Ley Venta Ambulante: que las calles tengan un mínimo de 5 metros, que los puestos se sitúen a más de 5 metros de distancia de los comercios establecidos, o que los puestos midan un mínimo de 3 metros.

Respecto de por qué no se obliga a estar dado de alta en la Hacienda Pública y la Seguridad Social, es una larga historia, pero en resumen es por qué en el proceso de aprobación de la última Ordenanza del Rastro (año 2000) muchos de nosotros peleamos para que esto no fuera una medida de obligado cumplimiento, con el objetivo de que personas, sobre todo que son ya mayores, y que tienen puestos muy singulares,  así como los artesanos que producen sus propios productos, etc, no desaparecieran del Rastro, porque sino se convertiría en un Mercadillo más, perdiendo su condición de especial. Así queda claro que si el Rastro sigue teniendo un régimen especial, no es debido a su Ordenanza- que también-  sino, ante todo, porque la Ley de Venta Ambulante, a la cual está sometido, lo permite en su DISPOSICIÓN ADICIONAL CUARTA, la cual dice “1. En aquellos equipamientos de carácter colectivo que como consecuencia de acreditadas particularidades de naturaleza cultural, histórica o turística, requieran un tratamiento singularizado por parte de los respectivos Ayuntamientos, éstos deberán asumir el compromiso de dotar al equipamiento de una regulación local específica, que respetará los parámetros esenciales de ordenación contenidos en la presente Ley. Con tal finalidad, y para la consecución de una efectiva coordinación en la observancia de tales principios, la Comunidad de Madrid emitirá a través del órgano cometerte en la materia informe preceptiva al que habrá de ajustarse dicha regulación local

Por otro lado, por si alguien quiere reflexionar sobre esto, parece importante señalar como se define la “Venta Ambulante, o no sedentaria la realizada por comerciantes fuera de un establecimiento comercial permanente, de forma habitual, ocasional, periódica o continuada, en los perímetros o lugares debidamente autorizados, en instalaciones comerciales desmontables o transportables, incluyendo los camiones-tienda” (Articulo 2 de la Ley 1/ 1997 de Venta Ambulante de la CAM). Por lo tanto,  y a partir de aquí que cómo cada cuál decida definir su actividad.

Ahora bien, respecto del régimen de autorizaciones, la Ordenanza del Rastro en nada se diferencia de la Ley de Venta Ambulante. Así el apartado 4 del Articulo 9 de la Ley de Venta Ambulante, está redactado en los mismos términos que el Articulo 11 de la Ordenanza del Rastro de Madrid, ya que es la Ley de Venta Ambulante la que manda, al ser, como hemos señalado, de rango superior.  Pero el problema, viene ahora, cuándo resulta que la Ley de Esperanza Aguirre, La Ley 8/2009, de Medidas Liberalizadoras, en su articulo 5, modifica precisamente el apartado 4 del articulo 9 de la Ley de Venta Ambulante, el cuál decía esto “  Las autorizaciones serán individuales e intransferibles y tendrán una duración de un año natural prorrogable por idénticos periodos, salvo denuncia expresa por alguna de las partes o modificación de cualquiera de las circunstancias que motivaron su autorización” , igual que la Ordenanza del Rastro en su articulo 11, pero debido a la modificación introducida por el articulo 5 de la Ley de Medidas Liberalizadoras, ( entró en vigor el día 30-12-2009) este apartado del articulo dice ahora “Las autorizaciones serán transmisibles y tendrán una duración mínima de cinco años con el fin de permitir la amortización de las inversiones y una remuneración equitativa de los capitales invertidos, y prorrogables expresamente por idénticos periodos. No obstante lo anterior, los titulares de las autorizaciones municipales, personas físicas o jurídicas, estarán obligados a acreditar anualmente, ante los respectivos Ayuntamientos, estar al corriente de sus obligaciones con la Seguridad Social y la Administración Tributaria así como el correspondiente seguro de responsabilidad civil” Esto significa que cuándo se apruebe el nuevo Reglamento (que sustituirá al derogado DECRETO 17/ 1998)  que desarrollará la Ley aprobada, las Ordenanzas municipales, incluida la del Rastro, deberá redactar su articulo 11 igual que el articulo 5 de la Ley de Medidas Liberalizadoras, permitiendo de esta forma que seamos expulsados de nuestros puestos. Una doble expulsión, en realidad, ya que lo hará a través de dos formas complementarias: 1) por qué ya no permite renovaciones automáticas de las autorizaciones (tácitas) como ha venido siendo la práctica habitual de los Ayuntamientos durante décadas ( posibilidad que estaba recogida en el apartado 2 del articulo 12 del DECRETO 17/ 1998, actualmente derogado, que permitía que aunque las autorizaciones fueran anuales están se renovaban automáticamente de forma indefinida) porque ahora han de ser expresas (se pueden denegar) y 2) por qué los criterios para denegar las renovaciones serán los que se recojan en el nuevo Reglamento/ DECRETO,  que está elaborando la Dirección General de Comercio de la CAM, y contra el que está luchando la Plataforma de Comerciantes Ambulantes, por qué a través de él pretenden llevar nuestros puestos– la de todos los Mercadillos- a CONCURSO, para que puedan quedarse con ellos empresarios con mayor poder adquisitivo, cooperativas o personas que tengan una serie de puntos en función de Un sistema de Baremación ( plantean que  hay que cumplir unos nuevos requisitos casi imposible de cumplir por todos) diseñados, precisamente, para justificar la expulsión de los actuales vendedores. Incluso es más que probable que 20 empresas, o cooperativas, pueden quedarse con todos los puestos de los Mercadillos de la Comunidad de Madrid. Porque la Ley actual permite que puedan tener hasta un 5% de los puestos, pero para que los empresarios  o cooperativas con más poder económico puedan optar a estos puestos, primero deben quedar vacantes, y sólo quedarán libres y se regula una Ley que permita expulsarnos de nuestro puesto. Así se ha aprobado una Ley, la de Esperanza Aguirre, y  se pretende aprobar un nuevo Reglamento, para conseguir este objetivo: expulsarnos de nuestros  puestos para ofrecérselos “al mejor postor”. Todo ello sin contar con que se pretende que los Mercadillos sean gestionados  de forma privada y obligar a adoptar una nueva estética, como puestos y toldos iguales, etc.  Es decir, con la regulación que teníamos hasta la aprobación de la Ley de Medidas Liberalizadoras no se nos podía expulsar de nuestro puesto si cumplimos con los requisitos que nos solicitaban, entonces lo que se hace es que se cambian los requisitos de forma que sea más difícil o casi imposibles cumplirlos y de esta forma se justifica la expulsión. Cambia la legislación y con ello nuestra realidad.  Esta es la lucha fundamental que desde distintos Mercadillos está llevando a cabo todos los vendedores que forman parte de la Plataforma, los vendedores que estamos planteando no sólo resistencia,  a lo que el Gobierno del PP en la Comunidad de Madrid quiere hacer con nuestros puestos, sino que, además, estamos ofreciendo propuestas muy elaboradas con un equipo jurídico, sociológico y económico, para dar una salida a esta situación, si se tiene voluntad para realizarla, que es dónde creemos que radica el problema. (todas las propuestas y escritos están colgadas en el BLOG, las cuales se han enviado a más de 30 instituciones políticas y sociales ( entre ellas a la Asamblea de Madrid y al Defensor del Pueblo) para hacernos oír y parar esta barbaridad.

Por otro lado, Mayka planteó que no se sabe con exactitud cuál será el futuro del Rastro, una vez se apruebe el nuevo Reglamento que la Dirección de Comercio está elaborando, y que desarrollará la modificación introducida en la Ley de de Venta Ambulante, respecto de las autorizaciones y renovaciones municipales, pero lo que si es claro es que este Reglamento será de obligado cumplimiento para los distintos Ayuntamientos, y en este sentido, habrá que ver cómo lo aplica el Ayuntamiento de Madrid en el Rastro, pero que si esperamos a ver que pasa,  y no se interviene a tiempo para que nuestros puestos no vayan a CONCURSO, como prevé el Borrador del Reglamento, cuándo les toque el turno al Ayuntamiento de Madrid,- y al resto de Municipios madrileños- que tendrá que adaptar sus  Ordenanzas, ya no tendremos margen de maniobra para defendernos, de la amenaza que estas modificaciones lanzan sobre la permanencia en nuestro puesto de trabajo. Por ello, subrayó la importancia de intentar que se recoja en el nuevo Reglamento las peticiones que ha registrado la PLATAFORMA junto con las miles de firmas de los titulares de puestos y de los ciudadanos: un RÉGIMEN TRANSITORIO  para que nuestro puestos, los de los actuales vendedores (sean o no profesionales) NO SÓLO NO VAYAN A CONCURSO, SINO QUE TENGAN AUTORIZACIONES POR UN MÍNIMO DE 15 AÑOS PRORROGABLES. La razón de esta petición, es que si ya no es posible obtener renovaciones automáticas de las autorizaciones, como ha venido siendo la práctica llevada a cabo durante décadas, y las autorizaciones tampoco pueden ser por tiempo indefinido, ni se tiene en cuenta cuestiones como la antigüedad, debido a que en el año 2006 se aprobó la DIRECTIVA EUROPEA DE SERVICIOS 123/CE, que lo prohíbe expresamente para todas las actividades de servicios que se realicen en suelo público, (al ser este de todos y considerarse un recurso escaso) al menos tienen que recoger las peticiones de la PLATAFORMA, como una medida que equilibre de alguna forma esta amenaza que ante todo nos lanza el Gobierno de Esperanza Aguirre al realizar una lectura de la Directiva europea muy perversa, por qué en ella nada se dice del tiempo mínimo o máximo que nuestras autorizaciones deben tener, y por lo tanto es más que legal que se recogieran autorizaciones por un mínimo de 15 años, prorrogables y se articulará un RÉGIMEN TRANSITORIO para garantizar que renovaremos las autorizaciones hasta el final de la vida activa.

En resumen LAS RENOVACIONES AUTOMÁTICAS DE NUESTRAS AUTORIZACIONES, QUE HEMOS TENIDO DURANTE AÑOS, YA SE HAN ACABADO EN TODOS LOS MERCADILLOS, Y EN EL RASTRO TAMBIÉN. (toda la legislación a la que hacemos referencia está disponible en este BLOG) y los criterios para renovar o no nuestras autorizaciones vendrán impuestos, en gran medida, en el nuevo Reglamento que apruebe el Gobierno del Partido Popular en nuestra Comunidad, criterios que podrán ser aumentados por los Ayuntamientos en sus respectivas Ordenanzas. Esta es la razón de la lucha que en estos momentos estamos llevando a cabo los que integramos la Plataforma,(los vendedores de a pie que nos hemos rebelado contra una serie de organizaciones que legalmente ostentan el título de representarnos pero que en nuestro nombre están negociando una Ley y su Reglamento que nos perjudica sin nuestro consentimiento) Por que si bien la Ley de Medidas Liberalizadoras se ha aprobado, no aún el nuevo Reglamento, por lo tanto, el objetivo ahora de la recogida de firmas y de seguir poniendo los carteles es que el nuevo Reglamento se incluya una DISPOSICIÓN TRANSITORIA para que los puestos de los actuales vendedores no salgan a CONCURSO, –en base a unos BAREMOS que tendrán una puntuación y si no se cumple no renovamos las autorizaciones- y que los Ayuntamientos tengan que aumentar a 15 años el tiempo mínimo de las autorizaciones municipales, dado que ya no pueden ser ni indefinidas ni obtener renovaciones automáticas. Si esto lo logramos ya hemos parado el peligro de que los distintos Ayuntamientos lleven nuestros puestos a concurso, y en un paso siguiente, cuándo comiencen a aplicar la Ley y el Reglamento en las Ordenanzas, en el caso concreto del Rastro de Madrid tendremos que luchar para que preserve su idiosincrasia, sus actuales condiciones con el fin de que no desaparezcan precisamente aquellos puestos que hacen que el Rastro sea diferente a cualquier otro Mercadillo.

Después intervino Fini para recordarnos a todos que nunca los Ayuntamientos ni los Gobiernos han movido un dedo para favorecernos sino que todo lo contrario, cuándo se han fijado en el Rastro siempre ha sido para intentar recortarlo, privatizar su gestión y un largo etc. En este sentido nos refrescó a todos la memoria cuándo hace tan sólo 5 años con la excusa de que querian revitalizar el Rastro y aumentar nuestras ventas intentaron eliminar calles, reorganizarlo por sectores y privatizar su gestión- al registrar la Marca Rastro y abrir una Oficina del Rastro que duró poco más de dos meses-.  En esa ocasión tuvimos también que recoger firmas entre  clientes y poner carteles contra GALLARDÓN, porque él era el responsable político de la situación, y finalmente acudiendo a los medios de comunicación, a la ciudadanía y con un trabajo descomunal por parte de muchos compañeros logramos que el Sr. Villanueva diera marcha atrás en sus propósitos. Esto lo logramos, pero ahora la situación hoy es más grave. En este mismo sentido Mayka nos recuerda que no depende sólo de lo que haga el Ayuntamiento, ahora tienen una Ley de la Comunidad de Madrid (y el Reglamento que la desarrollará, que se aprobará en breve) que pueden esgrimir como excusa para hacer lo que siempre han querido hacer y nos les hemos dejado con nuestras movilizaciones. Por esta razón es muy importante que todos nos mantengamos unidos y activos porque no podemos esperar a ver si el “cohete” nos cae en la cabeza y nos la parte o la salvamos de casualidad. Tenemos que desviarlo o neutralizarlo y después podremos centrar las energías en que el Ayuntamiento nos siga respetando tal cual somos. Es imprescindible que recordemos una cuestión, que a veces es dura, y es que hoy por hoy no tenemos admitida la renovación, aún no han sido otorgadas en el Rastro– y otros Mercadillos-  porque sólo hemos realizado una solicitud de renovación,  y dado que la Ley ha cambiado y las renovaciones han de ser de forma expresa (se pueden denegar). Os insistimos que la Ley de rango superior a la Ordenanza del Rastro ha cambiado y ya no es posible las renovaciones automáticas, por lo tanto, aún no tenemos ni los famosos cinco años, pero incluso si nos lo hubieran concedido una vez se apruebe el nuevo Reglamento nos podrían solicitar nuevos requisitos (tal y cómo viene redactado en la Disposición Transitoria Única de la Ley de Medidas Liberalizadoras que podéis consultar en legislación) y si no los cumplimos- en base a los baremos que establezcan- pues directamente no nos renuevan la autorización, quedando justificada la denegación

Después intervino Fernando que nos contó algunos casos de privatización de la gestión, no sólo en la Comunidad de Madrid sino también en otras Comunidades., como el Mercadillo de Torrevieja y algunos casos en Castellón. Al ser esto una realidad que hemos vivido muchos vendedores,  motivó a la participación de los presentes que nos contaron múltiples experiencias en este sentido. Así, el nivel de intervenciones, entre los asistentes, fue muy ilustrativo de lo que está ocurriendo en los mercadillos sectoriales como los navideños, medievales, artesanales (el de Plaza España- antes Recoletos-) cuándo los puestos o los mercadillos enteros acaban siendo gestionados privadamente o los puestos son adjudicados a través del sistema de CONCURSO. Cuándo la gestión es privada el resultado es, por un lado, el alto precio económico para acceder a un puesto y la arbitrariedad a la hora de adjudicarlo, siendo en la mayoría de los casos el criterio económico- subasta- el que es decisivo para obtenerlo. En el caso del CONCURSO por puntos, el resultado es parecido, porque en este caso desde la Administración se diseña el perfil de vendedor que ellos quieren y de esta forma se justifica la expulsión de todo aquel que no lo cumple, como es el caso del Mercado de Artesanía de Plaza España (el sistema de adjudicación lo podéis encontrar en este blog en legislación) que ha ido expulsando a los artesanos autosuficientes, y los va sustituyendo por los que tienen un perfil más empresarial. Sobre esta cuestión los compañeros presentes se extendieron contando múltiples ejemplos de cómo poco a poco y de forma silenciosa se ha ido imponiendo este modelo en los diversos mercadillos sectoriales u ocasionales y cómo se pretende llevar a los Mercadillos habituales, periódicos y continuados.

Al final se tomó los emails de los presentes, y se ofrecieron varias personas a tener una participación más activa en defensa de los puestos de trabajo, y para intentar entre todos hacer oír la voz de los vendedores y la de la ciudadanía que nos apoya. Pues ya hemos registrado más de 2.000 firmas de titulares y 42.000 de ciudadanos. Así es cómo tenemos nuevos Enlaces para llevar toda la información, que se vaya obteniendo – así como carteles, recogida de firmas, circulares- a todos los rincones del Rastro. No podemos más que felicitarnos como colectivo por el nivel de compromiso que hemos adquirido en defensa de nuestro puesto de trabajo. Porque si bien, el Rastro siempre existirá, esto nada tiene que ver con que seamos los mismos vendedores los que tengamos las autorizaciones para los puestos, y esto hay que tenerlo claro para no confundirnos y justificar con ello la pasividad que a más de uno le caracteriza, muchas de estas personas no son conscientes de que si no han ocurrido más situaciones dramáticas en el Rastro, no ha sido porque este sea inmune, sino porque ha habido muchas personas con un alto nivel de generosidad que ha dedicado mucho tiempo, energía, dinero, y han sido tremendamente persistente en el objetivo de defender los actuales puestos de trabajo, pero cómo siempre hay algunos que prefieren no ser conscientes de ello. Sin embargo, desde la Plataforma nos quedamos con lo positivo, y es que cada día somos más los que no nos quedaremos a esperar a ver que pasa, mientras otros luchan por nosotros, y esto fue un motivo de alegría al final de la Asamblea, porque con ello nos hemos hecho más fuertes.

Saludos de la Coordinadora  Carmen Torralbo (Mayka)

Share

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  

  

  

Categories

A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.