RECHAZO UNÁNIME AL PROYECTO DEL AYUNTAMIENTO PARA REAPERTURA DEL RASTRO DE MADRID

RESPUESTA A LA PROPUESTA DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID PARA LA REAPERTURA DEL RASTRO, EXPUESTA EN LA REUNIÓN DEL 24 DE JUNIO, Y REMITIDA POR ESCRITO EL 26 DE JUNIO, A LA ASOCIACIÓN EL RASTRO PUNTO ES, ASOCIACIÓN ARGATSANA, Y LA ASOCIACIÓN INDEPENDIENTE DEL RASTRO (ASIVERAS)

                                                                              AT. AYUNTAMIENTO DE MADRID

                                                          CONCEJAL-PRESIDENTE DEL DISTRITO DE CENTRO

                                                         Madrid 30 de junio 2020

Estimado Concejal,

En la reunión mantenida con su concejalía, el día 24 de junio, nos expuso su proyecto para la reapertura del Rastro, previsiblemente para el día 12 de julio.  Propuesta que recibimos por escrito, junto a los planos que le acompañan,  el viernes 26 de junio, y tal y como le comentamos dicha propuesta sería analizada entre todos los asociados para comunicarles nuestra posición al respecto. 

Pues bien, dicha propuesta ha sido objeto de debate y posterior votación entre nuestros asociados, cuyas conclusiones pasamos a exponerles.

                                                                ANTECEDENTES

Su propuesta para reabrir el Rastro de Madrid llega después de haber planteado nuestro colectivo previamente una propuesta de Reapertura del Rastro que habíamos consensuado con los asociados y que le expusimos en una reunión y remitimos el 5 de junio (con copia al resto de formaciones políticas) y de la cual se hizo eco los medios de comunicación. Incluso en un principio parecía, por sus declaraciones y las del señor Alcalde, que iban apoyarla. Sin embargo,  tras más de 108 días sin poder ejercer nuestra actividad laboral, los cerca de 1.000 titulares de los puestos venta que componemos el histórico Rastro madrileño, nos plantean un proyecto que cuanto menos resulta asombroso, ya que está totalmente alejado de lo mínimo que necesita nuestro colectivo, tras tanto tiempo sin tener ingresos, y de lo que significa el Rastro de Madrid como espacio histórico, cultural y turístico. Cuya trayectoria es ya de 3 siglos de una larga historia.

Le recordamos que en nuestra Propuesta planteamos reabrir el Rastro con el 50% de los puestos un domingo y al siguiente domingo instalar el otro 50% de los puestos, bajo el criterio de un puesto si y otro no, y contrapeando los puestos situados frontalmente, para cumplir con las medidas de seguridad y las recomendaciones sanitarias. De esta forma todos los titulares podríamos ejercer nuestra actividad cada 15 días, hasta que la superación de la crisis sanitaria permitiera instalar el 100% de los puestos, tal y como se venía realizando con anterioridad a la suspensión temporal de la celebración de El Rastro de Madrid, y de nuestras autorizaciones, por el Decreto del Concejal Presidente del Distrito Centro, del 13 de marzo 2020. Así mismo consideramos que el perimetraje del Rastro en su conjunto es posible, y así lo expusimos en nuestra Propuesta de Reapertura. Es cuestión de voluntad política.

Nuestra Propuesta contiene criterios de justicia y equidad, y nuestro colectivo la consensuó después de un largo tiempo sin tener ingresos económicos y demostrando, una vez más, nuestro compromiso social con la situación sanitaria y respetando las medidas de seguridad y de distanciamiento interpersonal de 1,5, tal y como plantea el Real Decreto-ley  21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, y que recientemente también recoge la Orden  668/2020, de 19 de junio, de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, el Ayuntamiento en lugar de ayudarnos a retomar nuestra actividad laboral y proporcionarnos los apoyos necesarios que habíamos solicitado, de forma reiterada y por escrito (planos a escala, listado del censo de los puestos ocupados y vacantes- sin datos personales- con sus medidas y el apoyo de un técnico para realizar consultas) para que la propuesta fuera culminada optó por no escucharnos, ignorarnos y de esta forma pretende justificarse ante la opinión pública y para tratar de imponer su proyecto de reapertura del Rastro, como el que nos ha enviado, que atenta claramente contra la esencia del mercadillo más universal, además, de  suprimir gran parte de los puestos de venta en múltiples calles del Rastro (todas las que su anchura sea inferior a 10 m)  y en zonas  tan emblemáticas como la Plaza de Cascorro. Tal y como ilustran los planos que acompañan a la propuesta de proyecto remitida. 

 PROYECTO DE REAPERTURA DEL RASTRO REMITIDO POR EL AYUNTAMIENTO DE MADRID

El proyecto del Ayuntamiento para reabrir el Rastro consta de tres fases: 

en la I fase plantean reabrir el Rastro con puestos exclusivamente en la Calle Ribera de Curtidores (desde Plaza de Cascorro a Ronda de Toledo) y con un máximo de 143 (alrededor de un 12% de los actuales puestos con autorización) y reduciendo el tamaño de los puestos de 2 m de largo por 1 m de fondo. Asimismo exponen que el  control del aforo de visitantes será individualizado en esta zona, con una entrada y una salida para esta calle, que no tendría conexión con el resto del Rastro. Por lo tanto, tendría un perimetraje aislado de las aceras, donde se sitúan las tiendas con sus puestos en la calle. Por si esto fuera poco estos 143 puestos en los planos están situados exclusivamente en un lado de la calzada, aunque es una calle muy amplia que permite sobradamente situar puestos a ambos lados de la calle, tal y como han estado situados en las últimas décadas, máximo si se contrapean los puestos que estén situados frontalmente.  Por otro lado, dejan distancias detrás del puesto de 1,5 m además de la acera,  y delante de los puestos también, 1,5 m, además de la zona central para el tránsito de los visitantes.  Estas distancias son absolutamente excesivas y que carecen de toda lógica, al no ser que se quiera reducir el número de puestos a instalarPorque, además, recientemente se aprobó el uso obligatorio de mascarillas cuando las distancias de seguridad de 1,5 no sean posibles de mantenerOrden SND/422/2020, de 19 de mayo, por la que se regulan las condiciones para el uso obligatorio de mascarillas durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por COVID-19, cuyo articulo 3 dice lo siguiente: “el uso de mascarilla será obligatorio en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros”.  Recogido, también, en la legislación autonómica. 

En una II fase, y siempre y cuando el Ayuntamiento considere que esta primera fase funciona adecuadamente,  autorizarían instalar unos 70 puestos en la Plaza General Vara del Rey, con un control del aforo, también,  individualizado y con las mismas características  y distancias de las calles y tiendas, que lo expuesto para la Calle Ribera de Curtidores. Es decir un  gueto más, con una entrada y salida exclusivamente para los puestos del comercio ambulante, dejando libre del control de aforo a los puestos de las tiendas. 

Con este mismo modelo plantean una III fase, a criterio del Ayuntamiento, en cual  se instalarían 50 puestos en la Plaza del Campillo del Mundo Nuevo, que igualmente tendría un control del aforo independiente. Es decir, cuando estuviera funcionando las tres zonas serían como tres islas desconectadas entre si, que sumarían en total unos 265 puestos: una cuarta parte de los puestos actuales que están autorizados desde hace años

Por otro lado,  en la propuesta que nos ha remitido la Concejalía de Centro no se explícita cómo va a seleccionar a los 145 titulares de los puestos que se instalarían en esta primera fase, y las consiguientes, si manifestaron en la reunión del 24 de junio que previsiblemente sería a través de un sorteo entre todos los puestos existentes. Lo cual implica, además de todo lo expuesto, que los  vendedores dejarían de estar en su zona y ubicación habitual y con ello perderían su clientela. 

Con lo cual queda claro que se propone un recorte muy pronunciado del espacio que compone el histórico Rastro de Madrid, la supresión de un gran número de puestos actuales que poseen autorización, y una reorganización, o más bien una des-organización del histórico Rastro, cuya evolución es fruto de siglos de historia. Es decir, el Ayuntamiento propone una visión muy reduccionista del Rastro madrileño y  su desmantelamiento, tal y como lo venimos conociendo y de sus zonas temáticas.  Aunque pretenda justificarse para esta absoluta reestructuración en la tan usada necesidad de seguridad sanitaria, un argumento que no es posible mantener dado que nuestra Propuesta de Reapertura ya contempla el cumplimiento de estas medidas. Porque las normas sobre esta materia dejan las competencias a los Ayuntamientos para que resuelvan la situación de forma equitativa. Por lo tanto, es una cuestión de voluntad política. Tal y como se recoge en el articulo 11.5 de la Orden ministerial SND/414/2020, de 16 de mayo: “Los Ayuntamientos establecerán requisitos de distanciamiento entre puestos y condiciones de delimitación del mercado con el objeto de garantizar la seguridad de distancia entre trabajadores, clientes y viandantes”.  Así mismo en otro párrafo del mismo articulo 1.5 dice en relación a la reducción del porcentaje de puestos que pueden instalarse, guardando medidas de seguridad que: “Los Ayuntamientos podrán aumentar la superficie habilitada o habilitar nuevos días, que son los que tienen las competencias en esta materia. Tal y como se recoge en ejercicio de esta actividad, de manera que se produzca un efecto equivalente a la citada limitación”. Y que recoge así mismo la orden de la Comunidad de Madrid 668/2020, de 19 de junio de la Consejería de Sanidad, en el OBJETO DECIMOOCTAVO “Medidas y condiciones para los mercados que desarrollan su actividad en la vía pública al aire libre o de venta no sedentaria”.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Madrid, en lugar de ampliar los espacios del Rastro para no dejar a ningún puesto fuera y cumplir con las medidas de seguridad, buscando con ello una solución justa y equitativa para perimetrar todo el Rastro de Madrid, tal y como le permite las ordenes ministeriales descritas (máximo cuando los titulares de los puestos hemos solicitado instalar sólo el 50% de los puestos un domingo y el otro 50% al domingo siguiente) sigue optando por recortar el espacio de El histórico Rastro, reestructurar la ubicación original de los puestos, destruyendo con ello el trabajo de fidelización de la clientela tras largos años de buena práctica profesional. Plantear un primetraje de determinadas zonas del Rastro con el control del aforo exclusivamente para los puestos de los comerciantes ambulantes, dejando fuera de este control a los viandantes que pueden libremente pasear por las calles, entrar en las tiendas y comprar en los puestos de ellas, es entre otras cuestiones altamente discriminatorio.  Cuando puestos y tiendas componen el Rastro de Madrid, tal y como se recoge en la Ordenanza (2000) que nos regula.

Además, que hay que señalar que todos los centros comerciales están abiertos, con medidas de controles de seguridad mucho más flexibles que las aplicadas al Rastro de Madrid (una discriminación que ya hemos denunciado ante el Defensor del Pueblo, entre otras instituciones). Por lo tanto ¿ a qué responde este Proyecto tan discriminatorio e injusto?. Máximo cuando los últimos estudios científicos avalan que en los espacios abiertos, como son los mercadillos, la posibilidad de contagios es 20 veces inferior a lo que puede ocurrir en los espacios cerrados. Por lo tanto, el Rastro podría ser un lugar absolutamente seguro si se aplicara la Propuesta enviada por nuestras asociaciones. No obstante, hemos remitido a todos nuestros asociados la propuesta y planos enviados por el Ayuntamiento, se procedió abrir un debate y posteriormente se inició un proceso de votación. Cuya conclusión ha sido que el 99% de los vendedores rechazan totalmente la propuesta del Ayuntamiento y la califican de absolutamente inaceptable en todos sus términos. Porque en ella se recoge  una serie de cuestiones que desmantela el histórico Rastro madrileño, así como muchos de los puestos de trabajo de casi un millar de familias, que generación tras generación  han hecho posible celebrar cada domingo y festivo un evento lleno de tradición, historia y cultura.

                                                       CONCLUSIÓN 

La propuesta remitida desde la Concejalía del Distrito Centro, conlleva el desmantelamiento del histórico Rastro de Madridsuprimiendo grandes zonas del mismo, desorganizando el Rastro al proponer una reapertura sin respetar la ubicación original de los titulares de los puestos, ni de las zonas temáticas, típicas e idisiocránticas que componen la “madre” de todos los mercados, que es lo que le hace peculiar y especial. Además, de crear dos modelos para el Rastro, unas zonas con control de aforo de visitantes para los comerciantes ambulantes y ningún control para los puestos de las tiendas. Creándose así una discriminación añadida de nuestro colectivo al situar los puestos en una especie de gueto. A lo que se suma la reducción de las medidas de los puestos y unas distancias de seguridad que exceden con mucho lo que razonablemente es posible y necesario hacer en el Rastro de Madrid para conservar su esencia y tradición. Por lo tanto, RECHAZAMOS EN TODO SU CONTENIDO EL PROYECTO REMITIDO POR EL AYUNTAMIENTO DE MADRID (el 26 de junio) y observamos que no hay voluntad política para respetar este espacio emblemático de la ciudad de Madrid y por este motivo hemos convocado una concentración para el próximo domingo 5 de julio en la Plaza de Cascorro. Para defender la totalidad del espacio del Rastro, así como todos y cada uno de los puestos de venta actuales en su ubicación original (aunque se tuvieran que hacer algunos ajustes) si bien para respetar las medidas de seguridad propone reabrir el Rastro con el 50% de los puestos un domingo y al siguiente domingo el otro 50%, hasta que el control de la situación sanitaria permita instalar el 100% de los puestos de venta.

Reciba un saludo

Fdo. Lucio Gonzalo Santos (Presidente de la Asociación El Rastro Punto Es)

Fdo. M. Luisa Alba Peláez (Presidenta de la Asociación ARGATSANA)

Fdo. Pedro Santos Martínez (Representante de la Asociación ASIVERAS)

Carmen Torralbo Novella (Portavoz de la Asociación El Rastro Punto Es, y Coordinadora de la Plataforma Estatal de Comerciantes Ambulantes)

Share

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *